BEDIA • Bizkaia
Jandoniz, 2 • 48390

+34 94 631 31 30
info@residenciaparamayoresjandoniz.es

 

Hora y media de actividad diaria para evitar el deterioro cognitivo

deterioro-cognitivo
  • 30 minutos de ejercicio físico y 1 hora de labores que estimulen la actividad cerebral, como leer o practicar juegos de mesa

 

30 minutos de actividad física y 60 minutos de estimulación cognitiva. Esto es lo que recomiendan los expertos a todos los mayores para frenar el deterioro cognitivo. Conviene hacerlo, precisan, “sin forzar la máquina”, de un modo natural para evitar así el hastío y/o aburrimiento que preceden al abandono.

 

Es lo que se denomina envejecimiento activo.

 

Sobre los enormes beneficios de la actividad física para los mayores ya te hemos hablado en este blog. ‘Mover el esqueleto’ proporciona un incremento del bienestar general, mejora la autoestima y recupera buena parte de la fuerza perdida en las articulaciones por el paso del tiempo. Y también mejora la salud mental y las funciones cognitivas. Por suerte, las opciones son muchas: caminar, nadar, bailar… Y no es necesario que la actividad se realice de una tacada, sino que se puede repartir a lo largo del día. Por la mañana 10 minutos, a mediodía otros 10, etcétera.

 

Y respecto a la estimulación cognitiva, las posibilidades son igualmente numerosas: navegar por internet y darle, por ejemplo, un buen repaso al blog de JANDONIZ; leer los periódicos; leer novelas (¡Leer una buena historia! Qué gran placer, ¿verdad?); practicar juegos de mesa como el parchís o el ajedrez; aprender un idioma; tocar un instrumento; hacer puzles y crucigramas… ¿Sabías que nuestro cerebro fabrica neuronas cuando le estimulamos lo suficiente? No importa la edad que tengamos. Esto es algo maravilloso, ¿no te parece? Y al igual que la actividad física puede dividirse en sesiones a lo largo de la jornada, lo mismo para las labores cognitivas. De nuevo, para evitar el cansancio y el abandono. Poco a poco, al menos al principio. Márcate un objetivo sencillo y haz lo necesario por cumplirlo.

Para el año 2025, unos 1.200 millones de personas tendremos más de 60 años en este mundo. Está claro que la genética marcará el destino de muchos, pero para el resto (e incluso para los propensos a padecer alguna enfermedad, ojo), el tener unos hábitos de vida saludables, con esa hora y media de actividad diaria, resultará clave. A los que estén bien les protegerá, y a los que no estén tan bien les ayudará a ralentizar el desarrollo de patologías crónicas.

 

Así que ya sabes: ¡a darle un poquito de ‘caña’ al cuerpo y al cerebro!