La música también ayuda en la lucha contra el envejecimiento

Diferentes estudios han demostrado que los aficionados a esta hermosa actividad desarrollan una mejor atención y conexión con el entorno

 

Nosotros hemos tomado buena nota de ello y esperamos que tú también lo hagas. Sí, la música es otra fabulosa herramienta para luchar contra el deterioro cognitivo que provoca el envejecimiento. Existen numerosos estudios científicos que así lo demuestran. Las personas que durante su vida han tocado o trabajado con algún instrumento (incluida la propia voz) conservan mejor sus capacidades auditivas y de escucha, y pueden, por ejemplo, conversar sin ningún problema en lugares con mucho ruido, precisamente allí donde los mayores suelen tener problemas para decodificar las palabras.

Pero no sólo esto: la música es un maravilloso canal para la transmisión de emociones. ¿Y qué nos mueve en esta vida, sino la emoción? Seguro que te ha pasado cantidad de veces: escuchas una canción e inmediatamente afloran recuerdos, sentimientos… Casi podemos trasladarnos físicamente al momento y lugar ligados a esa melodía.

La música, por tanto, estimula la actividad cerebral, y en el caso de las personas con demencia, esto les permite mejorar la atención y conectar con el entorno y las personas que les rodean.

 

  • Si la demencia es leve, la música contribuye notablemente a la conservación del lenguaje, de la memoria…

 

  • Si la demencia es moderada, la música permite a la persona ‘olvidarse’ de aquello que no es capaz de entender o interpretar y centrarse en las melodías a las que sí encuentra sentido. Esto reduce enormemente su ansiedad y agresividad.

 

  • Si la demencia es avanzada y la persona ya no puede procesar el lenguaje, aún le quedará capacidad para procesar la música. Y a través de ella se activarán recuerdos y emociones y se renovarán los vínculos con la propia identidad. Esto facilitará también la comunicación con el entorno en actividades básicas como la alimentación.

 

El poder terapéutico de la música ha dado lugar al nacimiento de una disciplina específica: la musicoterapia. Escuchar música es saludable, ya sea solo o en compañía (esta última opción mejorará, además, que nos podamos relacionar y socialicemos). Los mayores que han ejercitado a lo largo de su vida algún tipo de entrenamiento musical disponen de un mejor rendimiento cognitivo. Y, ojo, nunca es tarde para aprender a tocar un instrumento, teniendo en cuenta los estupendos beneficios que esto podría aportar a nuestra salud.

 

Así que ya sabes, a partir de ahora, ¡todos melómanos!

 

Y en nuestra residencia para mayores acompaña, además, el marco. Escuchar música es ideal, sí, pero hacerlo rodeado de naturaleza le da un toque especial, ¿no te parece? JANDONIZ está en el Valle de Arratia, en el centro de Bedia, junto al río Ibaizabal y en un entorno idílico.

¿No nos crees? ¡Ven a vernos!